¿Talento o Esfuerzo? Cuánto influye el talento y los genes en el éxito de las personas.

Al momento de crear estrategias y establecer objetivos es importante aceptar una simple verdad: todos nacemos con habilidades y talentos distintos. Aunque muchas personas prefieren centrarse en que con esfuerzo todo se puede, no podemos descartar la influencia que tienen los genes sobre la conducta y finalmente sobre los resultados.

Si, visto de cierta forma no es agradable convencernos de que inevitablemente tenemos ciertas limitaciones genéticas que no se pueden controlar. La fortaleza de la genética también es su debilidad. Las características con las que nacemos no se pueden cambiar fácilmente (muchas de ellas no se pueden cambiar en lo absoluto), lo que significa que nos proveen de una ventaja muy poderosa en situaciones favorables y una desventaja muy importante en situaciones desfavorables.

A ver… te lo pongo en un ejemplo. Si quieres ser jugador de baloncesto y medir dos metros de estatura, encontrarás esta cualidad muy útil, pero si tu estatura es de un metro sesenta tus probabilidades de poder tener una carrera en el baloncesto está más que limitada. 

Claro que no todo está tan claro y es tan imposible de cambiar como el ejemplo anterior. Pero conocer nuestras habilidades y desventajas es fundamental para aclarar objetivos realistas y desarrollar estrategias mucho más robustas. 

Es por esto que un de las herramientas principales que debemos desarrollar a nivel personal y de negocios antes de iniciar cualquier emprendimiento es la Matriz FODA (en nuestro curso los pilares del emprendimiento te enseñamos a realizarla) en donde puedes visualizar de forma amplia cuáles son todos los elementos externos e internos que influyen en la consecución de tus objetivos.

Si quieres descargar el formato de la matriz foda de forma gratuita haz clic aquí.

¿Cómo influyen tus genes en tus resultados?

El ambiente en el que nos desarrollamos y las actividades que decidimos realizar determinan la idoneidad de nuestros gentes y la utilidad de nuestros talentos naturales. Cuando nuestro ambiente cambia, también las cualidades que determinan el éxito. 

“¡Vaya! esta persona está desperdiciando sus talentos artísticos trabajando como contador”

El secreto para maximizar tus posibilidades de éxito es elegir el campo de competencia apropiado. Los hábitos y los negocios son más satisfactorios de mantener cuando son compatibles con tus inclinaciones naturales. Todas las personas nacemos con distintas habilidades.

Si quieres destacar es importante seleccionar el campo más favorable para hacerlo. Los genes NO determinan tu destino pero si enmarcan tus mejores áreas de oportunidad. 

La clave está en dirigir tu esfuerzo hacia las áreas que se entusiasmen y que sean compatibles con tus habilidades naturales de modo que tus ambiciones están en armonía con tus habilidades. 

Pero entonces ¿Cómo descubrir cuáles son esas posibilidades propicias para mi?

Analiza tu personalidad 

Tu currículum de rasgos genéticos te predisponen a tener una personalidad particular. Tu personalidad está formada por características que se mantienen presentes de manera consistente ante situaciones diversas. 

Ahora bien, las preferencias profundamente afianzadas facilitan ciertas actividades más para unas personas que para otras. Y está bien que sea así, sin embargo más que sentirte mal por estas diferencias es importante trabajar en ellas. Por ejemplo, si tienes la tendencia a ser una persona más desorganizada puedes buscar herramientas que faciliten dentro de tu personalidad mantener a tope las desventajas de no serlo. 

Prueba el test de personalidad de James Clear en Hábitos Atómicos

El mensaje que debes llevarte es que es importante desarrollar hábitos que funcionen para tu personalidad. La gente puede desgastarse tratando de hacer cosas que “deberían” porque funcionaron a otros, pero teniendo preferencias por otras actividades que finalmente serán más eficientes porque sus condiciones individuales son diferentes.

En otras palabras, si tu amigo usa una dieta baja en carbohidratos pero a ti te funcionan más las dietas bajas en grasas, entonces deberìas seguir aquello que más se adapte a ti.

Adaptar nuestros hábitos a nuestra personalidad es el comienzo, pero luego la idea es profundizar dirigiendo nuestra atención a encontrar y diseñar situaciones en las que tengamos ventajas naturales.

Voltea las probabilidades a tu favor

Una vez dicho lo anterior, es evidente que buscar situaciones en donde nuestras aptitudes y actitudes sean una ventaja es fundamental. En teoría puedes disfrutar muchas cosas y desarrollar también habilidades que quizás no poseas o que necesiten ser mejoradas, sin embargo es probable que disfrutes ciertas actividades más que otras. 

Las personas que poseen talentos en un área particular  y la desarrollan pueden ser más competentes en dichas tareas, esto te permite estar mejor posicionado para aprovechar oportunidades mientras que a su vez te percibes más satisfecho y feliz. Se trata de un círculo virtuoso.

Pero entonces ¿cómo elegir de forma correcta?

Dependiendo de tu edad puedes utilizar en menor o mayor medida el ensayo y error. Lo importante aquí es conocernos lo suficientemente bien para saber en qué áreas nos desarrollamos de mejor manera, en cuales necesitamos ayudas y cuales otras no se nos dan para nada. 

En nuestra juventud, el mejor momento para el ensayo y error, es poco probable que le diéramos la importancia que esta estrategia ameritaba sin embargo ya entrados en la vida de adultos no tenemos tanto tiempo para ir cambiando de carrera en carrera, probar con distintos deportes o incluso estar probando negocio tras negocio para saber donde se nos da más fácil.

En cada actividad que realizamos debe existir un periodo de exploración, la meta consiste en probar con bajo riesgo si la idea en general tiene probabilidades de éxito. Después de este periodo inicial puedes decidir entre continuar, realizar ajustes o abandonar. Algo así como quien está iniciando una relación de pareja. 

A largo plazo probablemente sea más efectivo trabajar entre un 80% y un 90% del tiempo en la estrategia que te ha dado los mejores resultados y seguir explorando con el porcentaje de tiempo restante. El caso más famoso es el de Google que pide a sus empleados que dediquen un 80% de su semana laboral a realizar su trabajo oficial y el 20% a otros proyectos, lo cual ha llevado a la creación de productos éxitos.

Pero recuerda que el porcentaje que puedas dedicar al ensayo y error va a depender del grado de responsabilidades que tengas, generalmente va en aumento con la edad. Para ayudarte a conseguir aquellas áreas donde probablemente tengas un mejor desempeño te recomiendo enormemente el Ikigai y la Matriz FODA, sin embargo aquí te dejo algunas simples preguntas que te pueden ayudar:

  1. ¿Que me parece divertido a mi de hacer, pero que también es útil para otros?
  2. ¿Con qué actividades siento que pierdo la noción del tiempo y entro en mi “zona”?
  3. ¿Donde suelo obtener mejores resultados o con mayor facilidad que el resto?
  4. ¿Que se me da bien de forma natural?

En definitiva… ¿Cómo obtener lo mejor de tus características naturales?

  • Nuestros genes y talentos no eliminan la necesidad de trabajar duro. Solamente hacen más claro dónde deberíamos colocar el foco de nuestros esfuerzos.
  • Cuanto mejor conozcamos nuestra naturaleza, mejor será la estrategia que podamos desarrollar.
  • El talento y características naturales no te harán tener éxito por sí solo. En muchos casos una persona con menos talento puede tener más éxito en cierta área; porque ejerció mayor esfuerzo para conseguirlo.
  • Elige las actividades que potencien tus fortalezas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s