Finanzas Personales: Formas de detectar problemas en tus Ahorros

Los hábitos y conocimientos financieros que hemos adoptado en nuestra vida personal inevitablemente son transferidos a la forma en la que manejamos nuestro emprendimiento.

De aquí que el mal manejo de los recursos financieros sea de las causas principales de fracasos en los emprendimientos.

La falta de educación financiera en conjunto con una sociedad que nos incentiva al consumo y vivir de “apariencias” es una fórmula poderosa para caer en picada y tomar malas decisiones.

Por un lado tenemos la percepción de que necesitamos cada vez más dinero para poder comprar todo lo que queremos. Pero al conseguirlo nos damos cuenta de que no nos ha traído más felicidad sino más gastos, y volvemos al punto de inicio.

Por otra parte, es común que el emprendedor traslade sus problemas económicos personales hacia la empresa, en busca de dinero para subsistir o mantener el estilo de vida al cual está acostumbrado. 

Pero ¿Cómo hacer para poner en orden nuestras finanzas personales? 

Esto implica mucho más de lo que podría explicar en un artículo, pero hoy vamos a iniciar por lo básico: El ahorro.

¿Qué es el Ahorro?

Cuando se trata de finanzas, el ahorro es la parte de los ingresos que apartamos para su uso futuro. En otras palabras, ahorrar es separar una porción del dinero que nos ingresa para ser usado en otro momento, normalmente con un propósito en mente.

Comúnmente estamos acostumbrados a dejar el ahorro para el final, es decir, lo que sobra después de haber gastado. El gran problema es que muchas veces no sobra dinero, siempre hay algo bueno en qué gastar. E incluso gracias a los préstamos y las tarjetas de crédito podemos terminar gastando aún más de lo que nos ingresa, esto se conoce como “ahorro negativo”

Importancia del ahorro

Es mucha la insistencia que encontrarás de asesores financieros sobre la importancia del ahorro. Técnicas para ahorrar y gastar menos abundan en textos e internet. Pero déjame decirte algo:

Nadie se volvió nunca jamás rico solo por gastar menos y ahorrar.

La importancia del ahorro no está en la actividad en sí, si no en el fin último para el cual ese dinero está destinado. 

El ahorro forma parte del accionar dentro de la planificación financiera. Se trata de prever posibles escenarios futuros que pueden ocurrir o que queremos que ocurran y apartar dinero para ello. Y es aquí donde radica su importancia: Nos brinda tranquilidad para enfrentar o cumplir con eventos futuros.

Los cuatro propósitos principales por los que solemos ahorrar son: Gustos (compras, viajes, etc) Fondo de Emergencia, Inversiones y Fondo de Retiro.

Propósito del Ahorro

Como hablábamos anteriormente, ahorrar en si, es decir, el solo hecho de apartar dinero y dejarlo bajo tu colchón no tiene ningún beneficio. Por el contrario, el dinero que dejamos en efectivo durante mucho tiempo se ver erosionado por los procesos inflacionario, básicamente estamos perdiendo nuestro poder adquisitivo en el tiempo.

Lo que realmente importa del ahorro es el fin para al cual lo estamos haciendo, normalmente dentro de estas cuatro categorías:

Ahorrar para Gustos especiales:

Ya sea un carro, una casa o un viaje, nuestro ingreso del día a día no nos alcanza para adquirir alguno de estos gustos de forma inmediata, es por esto que una de las principales cosas por las cuales aprendemos a ahorrar es para darnos gustos. Desde pequeños, utilizando la alcancía de cochinito, hacíamos todo lo posible por reunir, y finalmente rompíamos para comprar eso que tanto deseábamos. Ahora de grandes la historia no cambia demasiado.

Fondo de Emergencia:

El fondo de emergencia, el seguro de salud y el seguro de vida (en caso de tener dependientes) debería ser siempre tu primer objetivo de ahorro. Este cumple la función de soportarnos en caso de imprevistos como un despido, enfermedad, problemas familiares, daños o reparaciones extras y otras urgencias económicas, que de no tener un fondo de emergencia, nos colocaría en una posición muy vulnerable.

Se recomienda que el fondo de emergencia sea de entre 3 y 6 meses de tus gastos mensuales. Sin embargo es muy importante que te sinceres y hagas una evaluación propia de cuando es prudente tener en caso de una emergencia, tomando en cuenta tus condiciones, dependientes, facilidad generar ingresos y más.

Inversiones:

Esta es la clave para mejorar tu nivel financiero en el largo plazo. Es aquí donde el ahorro se vuelve magia, al destinarlo para inversiones que con el tiempo mejoren tus ingresos y tu estabilidad económica. El ahorro y la inversión van de la mano para construir una estructura sistematizada que te permita ir creciendo de manera exponencial mediante el interés compuesto… pero esto será materia para otro artículo.

Fondo de Retiro:

El fondo de retiro es básicamente el ahorro que tenemos para nuestro futuro lejano. Naturalmente al pasar los años nos volvemos productivos y -tradicionalmente- los ingresos suelen decaer (a menos que te planificaras para lo contrario). De esta manera, en los años donde estamos más vulnerables físicamente y de forma irónica podríamos estar también muy vulnerables económicamente. Es por esto que planear desde tus años más activos un fondo de retiro es fundamental para tener una buena vejez.

Este fondo es básicamente un fondo de inversión que tiene la particularidad de ser más conservador buscando la protección del capital en el largo plazo para evitar pérdidas y no poner en riesgo tu seguridad financiera de tus años de retiro. Mientras antes comiences mejor porque, ya que es especialmente conservador puede generar rendimientos inferiores a los que las inversiones mas agresiva generaría, pero se alimenta del interés compuesto en el largo plazo para crear rendimientos atractivos.

¿Cómo detectar que tienes problemas en tus ahorros?

  1. No sabes cuánto estás ahorrando: Si no llevas un presupuesto o como mínimo un control de gastos no sabes cuánto gastas ni cuánto te sobra (si es que te sobra) debo decir que difícilmente estés ahorrando. En muchos casos las personas que no llevan un seguimiento de sus gastos estiman gastar MENOS de lo que realmente gastan. Por lo tanto podrías estar incluso gastando más de lo que te ingresa y estar en ahorro negativo.
  2. No tienes un ahorro programado: El ahorro es lo primero que deberías separar al recibir tus ingresos. Podrías automatizar tu ahorro para quitar esa tarea de tu check list. Esto te permite pagarte a ti primero y dejar la diferencia para tus gastos.
  3. Usas las tarjetas de crédito de forma desorganizada: la TDC pueden ser tus aliadas o tus enemigas. El hecho de que no veas tu cuenta corriente disminuyendo no implica que no estés gastando más de lo que deberías. Este efecto de no ver lo que gastamos puede jugarte en contra. Recuerda que lo que haces hoy le afecta a tu yo del futuro.
  4. Cuando aumentan tus ingresos aumentan tus gastos: Ya hemos dicho antes, el problema en muchos casos no son los ingresos sino la administración del dinero. Ganar más es una oportunidad para mejorar tus ahorros e inversiones, no para gastar más. La verdadera administración del dinero viene con la capacidad de vivir con menos. 
  5. No tienes un fondo de emergencia: Si eres de las personas que viven y se dan sus gustos pero no tienen un fondo de emergencia estás corriendo grandes peligros. Pocas veces tomamos consciencia de que aunque las cosas vayan bien podrían ir mal, por esto mientras más tengamos las espaldas cubiertas mejor. El primer paso es el fondo de emergencia y luego podemos trabajar en otros mecanismos de diversificación de ingresos e inversiones.

Para finalizar quiero responder a una de las preguntas más frecuentes sobre el ahorro y es ¿Cuánto debería tomar de mis ingresos para el ahorro? y la respuesta es:

Todo lo que PUEDAS. Y puedas es la palabra clave.

Encontrarás muchísimas teorías, recomendaciones u opiniones que te digan que % de tus ingresos deberías tomar para ahorrar. Sin embargo es muy complejo generalizar porque cada uno tiene realidades diferentes.

En ocasiones te encuentras con personas que viven de una forma tan frugal y tienen tan buen ingreso que pueden permitirse tener un excelente margen de ahorro. Mientras otras están en situaciones tan complejas que a duras penas llegan a cubrir sus gastos básicos y no tienen poder de ahorro.

Si tu caso es este último podrá serte más difícil al inicio, pero todo tiene mejora. Lo ideal sería revisar que te está llevando a una situación tan precaria para no repetir patrones y a partir de allí lograr generar más ingresos manteniendo el mismo nivel de gastos. Este ingreso adicional destinarlo para: 1ro Fondo de Emergencia y 2do continuar mejorando el ingreso; hasta que eventualmente consigas salir de allí. 

Volviendo a la pregunta central, la finalidad de ahorrar es cumplir con objetivos futuros. Por lo tanto se basa en aplazar la gratificación instantánea (eso que quieres comprar hoy) por una gratificación mayor (algo más grande que quieres conseguir y generará un mayor impacto en tu vida) por lo tanto, mientras más te enfoques en adoptar el hábito del ahorro y mejor te eduques para utilizarlo de forma adecuada en relación con tus objetivos mejor. 


Un comentario en “Finanzas Personales: Formas de detectar problemas en tus Ahorros

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s