Emprendiendo un pequeño negocio en Bolivia – I Parte

Hace algunos años tuve un sueño.

Uno donde me sentaba a trabajar desde mi PC mientras disfrutaba los aromas y sabores de mi café, y no, no me refiero a una taza ni una metáfora.

Hoy les contaré sobre cómo una serie de eventos me llevaron a inaugurar mi propio Café Boutique en Cochabamba, Bolivia. 

Y como este blog trata sobre emprender, incluso cuando se tiene un presupuesto muuuy ajustado, les contaré cómo aproveche al máximo los recursos que tenía a mano. Desde restaurar muebles hasta instalar el pasto. 

En fin, que este post tendrá el enfoque de “Hágalo Usted Mismo”.

Espero les inspire.

Sobre cómo empezó

Después de vivir 6 años en Argentina, haberme vuelto mochilero y descubrir el Copywriting decidí “moverme”, otra vez. Hablé con mi hermano en Cochabamba para visitarlo y luego ver a dónde me llevaría la vida, pero en el ínterin conocí a Fabio.

Fabio es el hermano menor de un amigo de la infancia de mi cuñada, con quién resultó que compartía varios intereses.

Primera lección: interésate por las personas, no sabes las oportunidades que podrían surgir.

Resulta que ambos teníamos una pasión: ayudar a los pequeños emprendedores, pero a los verdaderamente pequeños, esos que van desde lo más artesanal.

  • La que cocina un pastel en su casa,
  • El que fabrica velas
  • Y hasta la que se dedica a la carpintería.

Cada uno de ellos nos parecen personas increíbles que merecen una oportunidad, pero surgía la incógnita: ¿cómo podíamos ayudarlos y al mismo tiempo hacer algo rentable?

La Idea Ganadora

Saber qué hacer, no fue sencillo.

Empezamos ideando algo muy económico debido a nuestras limitaciones presupuestarias. Armamos una Barra Móvil para eventos privados donde promovimos servicios de coctelería con licores nacionales.

Visitamos salones de eventos y conversamos con organizadores de bodas, hasta participamos en una feria. Sin embargo, aquello no arrancaba y tampoco nos convencía.

Así que planteamos una nueva opción: 

Armar una ferias en la casa de un familiar de Fabio.

Resulta que el papá de Fabio, quien se jubiló hace unos años, tenía en su casa un espacio libre que decidió prestarnos para empezar nuestro negocio.

Claro, que si no hubiésemos preguntado, tampoco habríamos descubierto que podíamos disponer del espacio.

Segunda lección: pide ayuda. No sabes quién te dirá que sí

Y así avanzamos con nuestro segundo proyecto.

Algo de Ferias

Aquello de las ferias parecía una pedrada al piso.

Resulta que Bolivia es un país donde reina la informalidad. Muchos emprenden pequeños negocios y buscan algún lugar para vender sus productos, y las ferias parecen la opción más obvia. Sin embargo, las ferias en Cocha no son constantes, lo que hace que aquellos artesanos y productores necesiten buscar otras fuentes de ingreso.

Así nació la idea: Una feria semanal donde puedan instalarse con regularidad.

Pero la logística y el espacio necesario para dar cobijo a estas ferias nos sobrepasó y aquel proyecto quedó como el anterior: una ideas más.

Tercera lección: no porque parezca una buena idea quiere decir que lo sea.

Ganar Ganar

Más, las ideas que no funcionan mutan, al menos así debe ser la mente de un emprendedor.

Buscamos una nueva opción, algo que fuese “ideal” para cada uno de los involucrados: los productores, la comunidad y nosotros mismos.

Así nació DreamBoxBolivia.

Y aunque su nombre es en inglés, solo promueve el consumo de marcas nacionales. Pero, ¿qué es DreamBoxBolivia?

El Sueño se hace realidad

Hace algunos años tuve un sueño…

DreamBox es un Café Bar Boutique.

Un espacio donde más de 60 emprendedores independientes y nacionales pueden exponer y vender sus productos.

Un lugar donde todos son bienvenidos.

Puedes tomar una infusión mientras disfrutas de los aromas y sabores de Bolivia, pasear por un pequeño Market y hacer las compras de la semana, comprar un vestido, un mueble, un juguete o hasta tomar un vino mientras disfruta de una pizza. 

Todo hecho con manos y calidad boliviana. 

DreamBox es un pequeño espacio, casi como una caja, donde los sueños de más de 60 emprendedores se hacen realidad.

Hoy por hoy, podemos brindarles su propio espacio. Una boutique donde exponen sus productos todas las semanas, sin esperar una nueva feria y con la ayuda de Fabio y la mía, para publicitar sus marcas y darlos a conocer en la ciudad.

DreamBox es ese pequeño rincón donde las marcas bolivianas confluyen y se impulsan mutuamente.

No solo de pan vive el hombre

No somos una ONG, tampoco estoy esperando que tú te conviertas en una, sino que salgas de la caja y sepas que existen modelos de negocio donde podemos ayudarnos unos a los otros.

Y sí, todos necesitamos un poco de suerte, pero también de visión, experiencia, conocimiento y valentía para aprovechar las oportunidades que envía “el universo”.

Pero un momento… Esta intro quedó tan larga y aún me falta taaaanto por contarte. Así que la próxima semana volveré a escribir, y esta vez te contaré los aciertos y desaciertos que cometimos en el proceso, esperando que aquello te sirva para tus proyectos.

3 comentarios sobre “Emprendiendo un pequeño negocio en Bolivia – I Parte

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s